coaching, desarrollo personal

Primera Sesión Gratis

Blog

02/04/2013

1

SOY PROFESORA, NI MÁS NI MENOS

Palabras de una docente por vocación

Acabo de leer un artículo en el que se cita al filósofo Bordieu,  que afirma que el fracaso es generador de fracaso, como si de una herencia cultural se tratara. Al leer este pensamiento  he sentido un cierto escalofrío personal y un auténtico temblor profesional. ¿Cómo vamos a admitir este planteamiento desde el arte de la enseñanza? ¿Qué capacidad de lucha tendríamos cada jornada laboral? ¿Cómo seguir la batalla docente día tras día? ¿Me están vaticinando que la meta es irremediablemente el fracaso para muchos de los jóvenes que se acercan cada  día a nuestras aulas? Esto no es un buen pensamiento porque carece de bondad. Y sigo reflexionando, si amo mi trabajo, ¿por qué en mi cabeza supuestamente adiestrada para la pedagogía me han surgido términos como batalla, lucha y fracaso?

Me debato entre el respeto infinito por la profesión más noble del hombre y el sentimiento de impotencia cotidiana. Es imposible y hasta carente de solidaridad no escuchar a compañeros y compañeras que pasean su frustración y su agotamiento profesional por los pasillos de nuestros centros con lamentos tan justificados como vacuos .Los comparto: ¿Dónde están los recursos? ¿Quién ayuda a la escuela  que se ve cada día más desbordada por responsabilidades que antes le eran ajenas? ¿Qué hace la clase política por la clase educativa?  No los asumo: ¿Dónde está la vocación real del docente? ¿Qué hay de nuestra capacidad motivadora? ¿Qué fue de nuestra creatividad? ¿Qué de nuestra  natural habilidad para la adaptación al medio? Esas han sido, desde siempre, valores intrínsecos a nuestra profesión. Tal vez nos falte optimismo, pero a la mayoría de nosotros no nos faltan ganas, puede que nos falten recursos pero podemos crear  otros, y quizás nos falle el sistema pero somos capaces de reinventar otro.

Nos está invadiendo un sentimiento oscuro, es fácil dejarse llevar por la agonía que algunos enseñantes  arrastran, pero hay demasiado por hacer, demasiadas metas que cumplir. El fracaso no puede convertirse en nuestra  herencia cultural. Hay que buscar otros medios, otras inquietudes, otros caminos. Somos transmisores de conocimiento, pero también de valores, somos generadores de emociones, productores de experiencias y formadores de conductas, exploradores de personalidades y constructores de ciudadanos ¿hay alguna aventura más inagotable? ¿Hay alguna profesión más exigente, inquietante, apasionante y honorable? No la hay.
Puedo compartir las sombras pero prefiero reivindicar nuestra inagotable capacidad de asombro, podría picar el anzuelo del tedio pero prefiero usar el anzuelo de la palabra para rescatar pensamientos, puedo quejarme de la ignorancia pero también puedo reconocer la ignorancia y encender el deseo de saber.


Para muchos ser  profesor no es una profesión valorada, no proporciona dinero ni poder, carecemos de reconocimiento y somos objeto  de crítica fácil para parte de la sociedad  , pero somos, pese a quien le pese, y parece que le pesa  y mucho a esta clase política, los mensajeros de siglos de cultura y patrimonio,  los forjadores de  la sociedad del futuro y será, en parte, como nosotros queramos que sea; reivindicativa, solidaria, colectiva, optimista y luchadora o indolente, sumisa, egoísta y conformista . Tenemos una materia prima incalculable y  una corriente de energía vital  inagotable, ningún trabajo es más generoso en juventud, risas y palabras que la enseñanza.

Son momentos grises para todos, pero la escuela es el pilar más fuerte sobre el que podemos cimentar el cambio. Nosotros lo  sabemos, los que hacemos la escuela. Reivindico desde aquí el ánimo y la fuerza necesarios, defiendo la bondad y la honorabilidad de nuestra profesión y rechazo  el  pesimismo y la crítica inservible.

Hasta aquí mi particular apología de nuestra labor. Si  me he  excedido en la exposición de opiniones propias basadas en el apasionamiento, pido disculpas, si  me he atrevido a valorar las actitudes de otros más expertos que yo, pido disculpas y si este escrito no ofrece la calidad que se esperaba de  él, también pido disculpas. Sin embargo mis profesores me enseñaron a ser persona de palabra sincera y de pensamiento firme y  por esto último doy las gracias.


Artículo escrito por Tula Fernández
Profesora de Enseñanza Secundaria

Comentarios

14/09/2013 a las 21:41   |   Marcela Griselda Trerotola

Estimada Tula Fernández:

Yo resido en Argentina y soy maestra de primaria. Por otro lado, estoy estudiando coaching ontológico. Me encuentro en la etapa final, realizando mi tesina. Pensé que el sentir docente basado en el fracaso, era parte de la cultura educacional de mi país. Leyendo su blog, he caido en la cuenta que ese sentir trasciende las fronteras. Me encantaría mantenerme en contacto con usted, ya que mi trabajo de tesina se basa en el "Desarrollo del Máximo Potencial en la Escuela"

Muchas Gracias!!!!

Saludos,