coaching, desarrollo personal

Primera Sesión Gratis

Blog

Liderar, que no dirigir.

Cuando a un novato le toca dirigir a un equipo, la mayoría de las veces le parece lo más emocionante. De hecho, en el mundo gerencial la valía profesional es muchas veces valorada por el número de personas que tiene un gerente, director o responsable a su cargo.

Pero... no es tarea fácil, aunque para el inexperto suponen manos y personas en las que delegar, lidiar con personas no es tarea de niños. Es sorprendente que la mayoría de los directivos, es decir, de la gente que dirige a gente y cosas… considere que lo primero es mucho más complicado que lo segundo.

Y es que dar órdenes y que se lleven a cabo puede ser gratificante cuando los "tempos" son fundamentales y las explicaciones ralentizan los procesos… pero rara vez puede ser así más que con los ordenadores.

Por suerte, las personas aún constituyen el mayor elemento diferenciador en un mundo de competencia total.

Yo, que provengo de una profesión tan competitiva y fría como las finanzas, ampliamente normalizada y con grandes limitaciones de actuación, he visto en numerosas ocasiones cómo una persona, con independencia de la empresa, producto o servicio que distribuye o presta, se gana a un cliente simplemente por el trato personal.

Marina de Linares.
Desarrollo ámbito empresarial.

 

Resulta que liderar no es sólo vender de un modo genuino a tu equipo, los proyectos y la visión de la empresa… Supone generar confianza y preocuparse por el progreso del equipo a nivel profesional. Es decir, convertirse en el guía, mentor y "facilitador" del progreso.

Para ello está el coach, para ayudar a desarrollar competencias, gestionar el tiempo, ser más asertivos, aprender a trabajar en equipo, tener autocontrol y saber liderar a los demás. ¿Por qué no?.. Primero uno mismo. Es como el lema de un post anterior "be the best version of you" para después sacar la mejor versión de tu equipo de trabajo.

Sepa que si quiere ser líder se topará con su estrés y el de su equipo, con su competitividad y la de su equipo, con su esfuerzo y con el del equipo.

Y deberá gestionarlo como un todo.

Como si no hubiese elementos que aíslen al individuo ni en sus éxitos ni en sus fracasos.

Y eso, no es algo que se aprenda de golpe... Eso es un aprendizaje que sólo lo da la experiencia y el interés sincero por las personas.

Y es que finalmente dirigir no es liderar. Si decide ser un líder tendrá usted que elegir formar y dar directrices a su equipo antes de dar órdenes. Tendrá usted que autoliderarse antes de liderar a los demás.

Tendrá que ser humilde para conseguir el corazón de su equipo y por último tendrá que saber que un líder también se equivoca.

La diferencia entre el que dirige y el líder es que el segundo está al servicio del equipo, se nutre de él y retroalimenta con toda la formación e información que posee.
´╗┐

Deja tu comentario